NUMERO 117 - marzo

Comentario sobre un libro




[…] Y, se sabe: el temor y la cobardía son enanos leprosos que marchan de la mano […] La mujer con historia puede contar en silencio, con sus músculos, con su carne, más relatos que Sherazade y conquistar o espantar, desde la perspectiva que otorga la experiencia, ese mirar como de lejos, sin que las redes de la pasión desquicien o envenenen.

                                   “La chica Reef del 97”, en Punto de fuga [i]


Punto de fuga (2018) es el último libro de Federico Ferroggiaro,  colaborador permanente de Medicina y Cultura. Y no solo eso; Ferroggiaro es un escritor consagrado: Punto de fuga es su sexto libro publicado; nada desdeñable para un escritor joven. Es, también, un escritor político. Quién puede dudarlo. Me animo a decir que en este libro es más político que en los anteriores. Si alguna vez fue un “pintor de delirios”, en Punto de fuga es un pintor descarnado de un sector de nuestra sociedad; de acá, de la nuestra; de la mismísima ciudad de Rosario. No hay fantasmas, hay hombres y mujeres que cualquiera de nosotros podría reconocer como personajes reales con los que convivimos a diario. La mirada de Ferroggiaro es frontal y, también, lo es su escritura, sin tapujos; una escritura prístina, profundamente ideologizada.

Éste será un breve comentario sobre algunos relatos emblemáticos en el sentido de mi lectura. Porque vale la pena leerlo. El relato inaugural, “Un asunto familiar”, pinta a una mujer entrada en años, Beba, que al único ser que ama es a su perro, el único que entra en su cama, un “perrito enrulado, macilento y repulsivo”; sí, así describe Ferroggiaro a quién si no!  al caniche Pupi de Beba. El narrador lee la mente de la mujer cuando dice que es el único ser que le inspira confianza; verídico, una expresión que circula, con frecuencia, en las redes, junto a las fotos de esos nuevos niños con nombre de personas, con fotos que conmueven a la sociedad entera, pidiendo que recojan y adopten, hasta, a veces, haciendo hablar al mismísimo dulce e inocente animal. Beba es una ricachona, traicionada por su estúpido marido, nada más ni nada menos que con una travesti! El resto, se lo dejo a los lectores porque Ferroggiaro no ahorra esfuerzos a la hora de mostrar el perfil más miserable, por lo realista, de un sector de nuestra sociedad.

La corrupción del poder en “Retirado”; en colaboración con un médico militar retirado, cómplice del político de turno con el fin de ocultar la responsabilidad del hijo del político en un femicidio. Una hipocresía que, con un argumento distinto, se repite en “Graciano, el nuevo empleado”.

El dolor y la indignación de una mujer “desocupada” que se dispone a dejar su aliento en la casa del “hijo de un sojero que se había enriquecido hasta la impudicia en la última década”, en “El incendio”. La ira que, en ocasiones, despierta la desigualdad extrema de nuestras sociedades.

Y por último,  voy a hacerle honor al relato del que cito un fragmento en el epígrafe.

“La chica Reef del 97”, una pintura de los prejuicios argentinos que afectan en particular a la mujer. Un profesor común y corriente se siente deslumbrado y enamorado de una bella mujer, diferente a las que está acostumbrado; diferente y con “historia”, dispuesta a cambiar, “salir del ambiente y la movida”; “[…] le revolvía las tripas el agite de las fiestas, las idioteces de los adictos, la pedantería de los que andan con plata o montados en la gloria de cotillón de sus cinco minutos de fama”- Un evento desconocido por el profesor quien se reconoce "mezquino, banal y fatuo" en su discurso, para poner fin a la relación, hace que en un momento todo vuele por el aire. Hay más, mucho más. No quiero hacer un relato de relatos. Ni contar el final de la historia. Les recomiendo el libro de Ferroggiaro entero. Ésta es una buena oportunidad.

A los comentados, se suman "Humbert, Humbert", "Desamor", "La última jugada" y "El bonete rojo".



[i] Federico Ferroggiaro; Punto de Fuga; Rosario: Casa Grande; 2018

1

Amalia Pati es médica clínica y licenciada en letras. Colaboradora de la revista de Letras de la Facultad de Humanidades y Artes - UNR y coordinadora de esta edición. Obtuvo el segundo Premio en el Primer Concurso Municipal de Ensayo 2005 con el ensayo: La tuberculosis y sus “metáforas” en el siglo XIX y principios del siglo XX: un debate abierto. Correspondencia a: amaliapati2014@gmail.com