NUMERO 119 - julio

Vericuetos de la mente humana



“El que no cree en la magia nunca la encontrará”

                                                                                               Roald Dahl

La gran mayoría de las personas nos movemos en el mundo aplicando la “lógica de causa-efecto”. Sin embargo, ante un suceso o fenómeno que no cuenta claramente con una explicación científica, es posible que surjan también a su alrededor otras muchas explicaciones mágicas. De hecho, quizás éste sea uno de los principales motivos por lo que las religiones han sobrevivido al paso de los siglos y al avance incansable de la ciencia.

El pensamiento mágico o conocimiento mágico consiste, para la psicología occidental, en una forma de  pensar y razonar basada en supuestos  informales, erróneos o no justificados, que generan opiniones o ideas carentes de fundamento empírico robusto.

Echando un vistazo alrededor de las sociedades del mundo, encontramos  que este tipo de pensamiento existe prácticamente en todas las culturas. Los humanos establecemos relaciones causales en base a asociaciones circunstanciales y difícilmente demostrables bajo la lupa de la sistematicidad.

Algunos ejemplos cotidianos:

* Una madre con bajos recursos económicos que pierde a su hijo y, luego, recibe de manera inesperada una herencia, interpreta que es “envío” de su hijo.

* A un  paciente se le le diagnostica una patología complicada, se lo trata y se cura. Desde su diagnóstico, él afirmó  que su padre amado y fallecido, contribuiría mucho a su curación.

* Un alumno cree que un amigo suspendió un examen porque él le deseo, con todas sus fuerzas, que no aprobara.

* Una mujer, al salir de su casa, encuentra en la puerta una pluma blanca, y siente que es su ángel que la protegerá durante la difícil jornada laboral.

* Un hombre sale  con su auto de la cochera de su edificio, se le cruza un gato negro y, en la esquina, es chocado por otro auto. Interpreta que el culpable fue el gato.

* Un joven asiste a las entrevistas laborales y, para tener éxito, lleva consigo la medallita de bautismo que le regaló su madrina .

Alguna de las razones que nos ayudan a explicar este fenómeno, son la contigüidad de eventos y el pensamiento asociativo. Es lógico pensar, luego de leer las ejemplificaciones, que la superstición y el pensamiento sobrenatural giran alrededor de  este tipo de pensamiento. Pese  a que en situaciones extremas, éste último puede llegar a ser patológico, la mayoría de las veces, lejos de causar malestar, produce alivio. Reduce la ansiedad ante situaciones estresantes; es útil en algunos individuos como efecto placebo, y forma parte del instinto de supervivencia.              

                                   

1

Jorgelina Presta es médica clínica y docente de la Cátedra de Clínica Médica de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, Argentina. Es miembro estable del Comité Editorial del portal médico Clínica-UNR.org.