Dos fechas: 13 y 20 de junio

 
 
Aldo Oliva y Manuel Belgrano, no es pura coincidencia

Por Amalia Pati  (*)

 
 


 

 
 

Yesca, alimento que nutre, /nutrida por el fuego, este trapo que, en trocitos, / los cuchilleros de ese inquietante / French, agitaron en la Plaza. / Ahora flamea porque el leve /viento la inflama.

Yo, a quien llamaron / General; mi fe; mis pocas lecturas, / todo, dice: ENARBOLAR:/ que se alce el trapo: / Y se elevó la yesca /Después marchamos. / Nadie sabrá lo que pasará (pensamos) con ella, con nosotros.

Aldo Oliva Ése General Belgrano 1

“Alguien que viniendo de una familia con mucha fortuna y teniendo la vida resuelta se compromete para resolverle la vida a los demás, y en esa lucha pierde su salud, su fortuna y su vida, es alguien extraordinario."

Felipe Pigna La Nación (2003)

Por falta de coincidencia en los tiempos ( Medicina y Cultura aparece ahora bimestralmente), no hemos podido celebrar dos fechas muy importantes para la Cultura: el 13 de junio, día del Escritor, por el nacimiento de Leopoldo Lugones, y el 20 de junio, día de nuestra Bandera, por la muerte de Manuel Belgrano. Aunque no coincidamos con las efemérides, quiero recordar ambas fechas a través de dos figuras que, en principio, pareciera que no tienen nada en común y, por ende, ninguna razón para una celebración conjunta; las figuras son el poeta rosarino Aldo Oliva (1927- 2000) y Manuel Belgrano, por quienes tengo un profundo respeto y una gran admiración. Por Aldo, mi profesor, un cariño especial por haber compartido una parte nada desdeñable de mi carrera de Letras. Una experiencia inolvidable.

Belgrano y Oliva, nada en común. Sin embargo, por algún motivo los recuerdo juntos, en este breve homenaje. Aldo, ese hombre y poeta, visceral y apasionado, con una riqueza cultural que abarcaba todos los ámbitos de la Cultura: la Literatura, como su materia y la materia de su poesía; la Historia, la argentina, vivida en carne propia; la Política, la Filosofía, la Música, no le eran tampoco ajenas. Por sobre todo, el amor no lo era ajeno. Un conspicuo representante de nuestra poesía. A Belgrano, no es necesario presentarlo.

Y ahora, las coincidencias. Leímos, con Aldo, Sota de bastos, caballo de espadas 2 , del jujeño Héctor Tizón (1975). No voy a hablar explícitamente de la novela, mezcla de Historia y Mito, pero sí de Belgrano, el personaje histórico del éxodo jujeño; ese Belgrano enfermo, acerca del cual el profesor Oliva nos decía, “Belgrano no era militar, lo disfrazaron de militar”. ¿Quién puede dudarlo? La Historia lo ocultó como uno de los personajes más trascendentes en la construcción de la Nación Argentina. ¿Y por qué? porque "el poder real de la época lo consideraba muy peligroso, por lo tanto era mejor mantenerlo alejado de la vida política y enviarlo a misiones militares imposibles de las que él no tenía ninguna intención de participar", escribe Felipe Pigna.

Su personalidad, sus escritos económicos y políticos, su preocupación por la educación y la distribución de la riqueza, y su vida, signada por la pobreza final, lo confirman.

Esta coincidencia entre Belgrano y Oliva, su lectura de Sota de bastos… tiene mucho de personal, en mi caso, por haber escuchado al profesor en las clases de Literatura Argentina . Pero no es todo. Lo que sigue, está en su Poesía completa : un poema que los une con el título de Ese General Belgrano se publicó, por primera vez, en 1999, un año antes de la muerte de Oliva. Es un largo poema que ocupa algo más de veinte páginas de la obra poética de Aldo. Raro poema, en el sentido más estricto de la palabra: dividido en cuatro Cuadros, con su correspondiente título, que son momentos históricos de la vida de Belgrano, y dos Movimientos más un Movimiento final.

Ese gran poeta, traductor de Catulo, que recitaba la poesía del poeta latino con fervor inusitado, y los ojos vidriosos por las lágrimas, sabía que Belgrano no era un General. Lo admiraba. Va mi homenaje, y con él para todos los escritores del mundo.

1 Véase A. Oliva: Poesía completa ; Argentina: e(m)r; 2003; pps.:287- 308.

2 Héctor Tizón; Sota de bastos, caballo de espadas : Argentina: Alfaguara; 2003

 

 


 

 

 

 

 
 
 
 

(*) Amalia Pati es médica clínica y licenciada en letras. Colaboradora de la revista de Letras de la Facultad de Humanidades y Artes - UNR y coordinadora de esta edición. Obtuvo el segundo Premio en el Primer Concurso Municipal de Ensayo 2005 con el ensayo: La tuberculosis y sus “metáforas” en el siglo XIX y principios del siglo XX: un debate abierto. Correspondencia a: pastoritap@yahoo.com.ar








 
 
 
   
  Versión web 2.0
Medicina & Cultura es un suplemento de Clínica-UNR.org
© 2007 - 2012 Todos los derechos reservados